Política Posts

Reconstruir el centro político

Reconstruir el centro político

Andrés Velasco:”Ser de centro implica luchar por las ideas propias, no limitarse a sugerir matices -vocablo tan de moda- a proyectos de ley de matriz ideológica distinta a la del centro reformista. A punta de parches no se genera ni buena legislación ni mucho menos un proyecto político de largo alcance…”.

Un fantasma recorre Chile: el fantasma de la ausencia del centro político. A Chile le fue bien cuando al centro le fue bien. Así ocurrió en los años 30 y 40, cuando de la mano del Partido Radical surgió una nueva clase media y se construyeron los cimientos de un Estado de Bienestar en nuestro país. Ocurrió también en la década de los 60, cuando un nuevo centro de inspiración social cristiana llegó al poder con un impulso reformista y renovador. Y ocurrió, por supuesto, en 1990-2010, cuando la colaboración del centro y la izquierda renovada hizo posible década tras década de estabilidad y progreso.

Hoy el centro político está debilitado. Y las consecuencias para Chile están a la vista. En parte esa debilidad es resultado del nefasto sistema electoral legado por la dictadura, que impuso el marco único de la opción binaria. También engendró una dinámica electoral en que, al apostar cada coalición por asegurar un escaño, la disputa se daba por el voto duro de cada sector y no por el voto mayoritario de centro. El resultado fue un Congreso con ideas mucho más extremas y polarizadas que las del electorado nacional.

El Columpio

El Columpio

“…la guinda de la torta fue el anuncio de un ‘proceso constituyente’. Todo gobierno alguna vez se ve forzado a improvisar un anuncio para cambiar el foco de la conversación. Pero improvisar con la piedra angular de una república democrática —su Constitución— marcó un récord de liviandad en la política nacional…”.
Todo padre o madre sabe que si su hijo se columpia con prudencia, el péndulo vuelve al centro y no hay peligro; pero que si la criatura va demasiado lejos en una dirección, lo más probable es que salga volando y termine en la urgencia hospitalaria.

Lo mismo le pasa al Gobierno. Habiendo azuzado por dos años un reformismo hiperactivo que más se parecía al populismo, ahora da indicios de un retorno al centro e instala dos portentos en las carteras de Interior y de Hacienda. Pero a menos de 24 horas, sus propias bancadas parlamentarias salen a enmendarle la plana y dicen que no aceptarán tal cosa, al tiempo que los grupos de interés que se benefician de las leyes en trámite se declaran en estado de alerta.

El peso de la prueba —qué duda cabe— está del lado del Gobierno. Para que el país crea que se inaugura una era de apertura y diálogo, tendrá que hacer cambios, partiendo por la premisa fundante de su estrategia política.
Por razones insondables (Michelle Bachelet lideraba ampliamente en todas las encuestas preelectorales), la Nueva Mayoría decidió que para triunfar primero y gobernar después era menester comprarse toda demanda de cuanto grupo de presión se cruzó en su camino: fin a todo incentivo tributario al ahorro, menoscabo a los colegios subvencionados, gratuidad total y a cualquier costo en la educación superior, y un “proceso constituyente” cuyo contenido nadie aún ha podido desentrañar.

Declaración Oficial Andrés Velasco – Caso Penta

Queremos compartir con ustedes, la entrevista completa que Andrés Velasco dio a la prensa después de su declaración ante e fiscal del caso Penta.

Andrés Velasco se refirió a la apertura de la carpeta que contiene la investigación del caso Penta

Es una buena noticia que el cuaderno de esta investigación se haya hecho público. Es un acto de transparencia y que además va a permitir que esta situación se aclare de cara la gente y que quede muy claro lo que hemos venido sosteniendo desde un principio: que en lo que a mi respecta este caso se trata de servicios profesionales.

“Les recuerdo lo que hemos hablado tantas veces. Yo desde que dejé de ser ministro  el año 2011 y hasta el año 2013 di charlas para la compañía o el banco Penta. Algunas  de esas charlas fueron públicas, de hecho probablemente algunos de ustedes o sus colegas estuvieron ahí y quizás estas charlas aparecieron en los medios como una noticia más. La última  de esas presentaciones se canceló después, esto es importante, después del período de primarias y además, como consta en la documentación de mi consultora que le entregamos voluntariamente a la fiscalía y al SII, los gastos que corresponden a esos pagos son los gastos comunes y corrientes de una consultora. Es decir, remuneraciones de las personas que trabajan ahí, gastos propios de una empresa. Por lo tanto no hay nada ahí que sea político”.

Hugo Bravo dice que los 20 millones que corresponden a la boleta de su consultora son platas políticas.

“Bueno, cuando las personas están siendo parte de un proceso judicial hacen declaraciones que son de su propia responsabilidad y que  además  van en su propio beneficio, pero que no tienen que ser siempre coherentes con los hechos. Yo conozco los hechos porque los viví y esos hechos tienen que ver con un servicio prestado que fue remunerado después del fin de primarias y por lo demás con gastos que no tienen nada que ver con una actividad política y eso consta en la documentación que entregamos”.

Hugo Bravo dice que lo usted estuvo en el edificio de Penta.

Justamente, precisamente eso confirma que se trata de un servicio prestado, de una exposición hecha ante los principales ejecutivos de la empresa como lo hace un profesional como yo, que se gana la vida precisamente ejerciendo su profesión, haciendo asesorías económicas.

¿Se descarta entonces que haya pedido apoyo a Délano y  Lavín para la campaña?

Absolutamente.

Usted  sí reconoce que hubo una relación laboral pero,  ¿descarta cualquier tipo de financiamiento de su campaña?

Yo hace dos o tres meses dije exactamente lo mismo que hoy reitero aquí. Se trata de una relación profesional y por lo demás se trata de un pago hecho después del período de campaña y esa relación profesional comenzó mucho antes, el año 2011.

Y me parece bueno que las personas que estamos en la vida pública, que estamos en la política nos ganemos la vida ejerciendo nuestra profesión. Porque hay personas que no sabemos como se ganan la vida y hay otras personas que son millonarias como un ex Presidente. Yo me gano la vida ejerciendo mi profesión y así lo voy a seguir haciendo.

¿Por qué Hugo Bravo los vincula a todos bajo la misma irregularidad?

No tengo la menor idea. Lo único que se me ocurre decir es que son declaraciones hechas en un proceso judicial para el beneficio de la persona que las está haciendo.

Belindia se ha pronunciado

Belindia se ha pronunciado

SANTIAGO – Hace cuarenta años, el economista brasileño Edmar Bacha bautizó a su país como Belindia, combinando una Bélgica próspera y moderna con una India pobre y atrasada. Según muchos observadores, en los comicios presidenciales del domingo pasado, la India al interior de Brasil reeligió a la presidenta Dilma Rousseff, mientras que la parte belga votó por el social demócrata Aécio Neves. Como la India es más grande, ganó Rousseff.

Dicha tesis está en vías de convertirse en la interpretación convencional de la elección en Brasil, la más reñida y enconada de los últimos tiempos. Y es fácil entender porqué. En el subdesarrollado nordeste del país, Dilma (en Brasil se conoce a políticos, tanto como a futbolistas, por su nombre de pila) arrasó con los votos.

En el sur de Brasil, que es relativamente rico y responsable del 70% de la producción económica, Aécio triunfó con facilidad. Una división similar surge cuando se clasifica a los votantes según su grado de dependencia de transferencias públicas (alto en el noreste) o sus años de escolaridad (elevados en el sur).

Sin embargo, de esta elección se desprende más de lo que sugiere el amplio panorama anterior. En 1974, cuando Bacha acuñó su término, resultaba obvio que el Brasil moderno y próspero era sólo una pequeña franja del total. Pero en 2014, Neves, el candidato del Brasil belga, obtuvo más del 48% de los votos.