Opinión Posts

Proyecto de Ley de Pensiones

Proyecto de Ley de Pensiones

Este proyecto de ley tiene luces y sombras.

El punto de partida es valorable: reconocer que con la Reforma Previsional del 2008 se avanzó en la creación de un Pilar Solidario para los más vulnerables, pero todavía queda un desafío grande para aumentar las pensiones de otros chilenos y chilenas, incluyendo a la clase media.

Propuestas para el cuidado y bienestar de la infancia y adolescencia

Propuestas para el cuidado y bienestar de la infancia y adolescencia

Como Ministro de Hacienda del primer gobierno de Michelle Bachelet, me tocó diseñar el programa que permitió que en 4 años se crearan más salas cuna y jardines infantiles que en los 40 años previos a ese gobierno. Fue una enorme inversión, el presupuesto para niños y jóvenes pasó de 5.000 millones de dólares a 11.000 millones de dólares al año. Pese a que aún no conocíamos la tragedia que se vive en el Sename invertimos en los niños. Los gobiernos siguientes debieron seguir preocupándose por los niños, pero al parecer parlamentarios y funcionarios de gobierno prefirieron invertir en quienes sí votan.

El sistema previsional chileno en aprietos

El sistema previsional chileno en aprietos

SANTIAGO – Los sistemas previsionales de prestaciones definidas están bajo presión. Los cambios demográficos entrañan problemas para los llamados sistemas de reparto, en los cuales las cotizaciones que hacen los trabajadores actuales financian las pensiones. Y las tasas de interés extremadamente bajas crean problemas para los sistemas de capitalización, en los cuales el rendimiento de las inversiones previas paga las jubilaciones. Hace poco, el Financial Times se refirió a este asunto como “una crisis social y política que va en desarrollo”.

Nuestro océano está en peligro

Nuestro océano está en peligro

Esta semana se reúnen en Chile líderes políticos, científicos y activistas de todo el mundo en el congreso Nuestro Océano. El océano es nuestro, pero lo estamos contaminando y sobre-explotando como si fuera ajeno. Pese a que la degradación del océano no es tan visible como la deforestación, es igualmente peligrosa. Por lo menos la mitad del oxígeno que respiramos proviene de sus aguas, las que absorben más dióxido de carbono que los bosques.

El callejón sin salida del corbynismo

El callejón sin salida del corbynismo

SANTIAGO – América Latina tiene un nuevo producto de exportación: la reacción populista. Primero arribó a las cálidas y receptivas costas del Mediterráneo para nutrir el apoyo a Syriza en Grecia y a Podemos en España. Ahora ha llegado al Reino Unido.

A quienes conocen América Latina les resultará conocido el corbynismo, la ideología de Jeremy Corbyn –miembro del parlamento británico que admira a Hugo Chávez, justifica la invasión de Ucrania por parte de Putin, y ahora el líder del venerable Partido Laborista. El corbynismo propugna el financiamiento monetario de los déficits fiscales (que ahora se llama “relajación cuantitativa del pueblo”), la nacionalización de las industrias (empezando por los ferrocarriles), y el fin de la competencia y de la prestación de servicios públicos por privados. Estas son posturas que el ex Primer Ministro Tony Blair y sus simpatizantes pensaban -equivocadamente, al parecer- que habían consignado al basurero de historia.

Por supuesto que este nuevo populismo (compartido por Bernie Sanders, el rival de Hillary Clinton) tiene mucho de qué alimentarse. Como lo ha enfatizado Martin Wolf, la crisis financiera de 2008-2009 hizo que muchos votantes se enojaran -y con razón- con “los codiciosos plutócratas y sus lacayos en la política y los medios”. El premio Nobel Paul Krugman (quien a veces parece corbynista, pero no lo es) y Wolfgang Munchau subrayan que la izquierda moderada en Europa perdió apoyo popular por estar demasiado dispuesta a aceptar la versión extrema de austeridad fiscal exigida por Alemania y sus aliados de corte ortodoxo.