febrero 2018 Posts

¿Exuberancia irracional racional?

SANTIAGO – El momento fue exquisitamente irónico: los mercados bursátiles alcanzaron su punto más alto -y una semana más tarde comenzaron a desplomarse- en el preciso instante en que los expertos se retiraban de la reunión del Foro Económico Mundial de este año en Davos, habiendo llegado a la conclusión de que la economía global experimentaba un repunte estable. En las semanas transcurridas desde entonces, los expertos se han dividido en dos bandos.

Algunos, entre ellos el nuevo presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, Jerome Powell, creen que los fundamentos económicos son sólidos y que lo que sucedió en los mercados bursátiles a comienzos de febrero no fue más que un traspié pasajero. Según esta visión, no hay nada que impida que los bancos centrales importantes lleven a cabo una “normalización hermosa” (es decir, gradual e indolora) de la política monetaria.

Más allá de la cuota

Más allá de la cuota

Estamos en deuda con las mujeres por muchos motivos. Explorarlos nos llevarán a discusiones fundamentales que tenemos que dar como parte de un cambio integral imprescindible. Pero lo que hoy me preocupa no son esas discusiones, sino una dimensión más práctica del mismo problema. Cómo nos ponemos al día con esa deuda. Cómo abrimos los círculos cerrados reservados solo para los hombres, para que las mujeres ocupen el lugar que merecen. Conseguir ese cambio no será fácil; no se borrarán siglos de un plumazo; pero se puede, y hay que empujar para que ocurra. Como este esfuerzo hay que darlo en todos los frentes y cada vez sea posible, cuando me invitaron a ser embajador de la fundación “Hay Mujeres” acepté encantado.