Un mar sin ley

Un mar sin ley

SANTIAGO – El imperio de la ley es casi inexistente, sin gobernanza ni vigilancia. Las actividades económicas ilegales, no reguladas ni fiscalizadas, son algo común. Lo poderosos se apropian de recursos no renovables a expensas de los que carecen de poder. La degradación medioambiental va en aumento.

Puede parecer la descripción de un Estado fallido, un país sumido en la pobreza y asediado por guerras civiles o una distopia novelesca, pero no es nada de eso. La vasta región (el 45 por ciento de la superficie total de la Tierra) prácticamente sin gobernanza ni imperio de la ley es el alta mar, las casi dos terceras partes de los océanos mundiales que quedan fuera de la jurisdicción de país alguno.